Ciencia 15

Comentarios intrascendentes a noticias científicas y técnicas de los últimos quince días (más o menos)
Archivos
<Junio 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
             

Documentos

Blogalia

Blogalia

Inicio > Historias > El retorno del brontosaurio
El retorno del brontosaurio 2015-08-17

El retorno del brontosaurio

Publicado en Diario Vasco. Columna Big Bang el 22 de abril de 2015
Autor: Félix Ares

Nuevos estudios hacen que sea posible la resurrección del nombre brontosaurio

El brontosaurio es un caso especial en la historia de la percepción popular de los dinosaurios. Científicamente ese nombre desapareció en 1903, pero siguió usándose en la literatura popular. Se trata de un enorme animal de cuatro patas, con un largo rabo y un enorme cuello terminado en una cabeza muy pequeña.
Le dio el nombre de brontosaurio el famoso buscador de dinosaurios del siglo XIX Charles Marsh. En 1877, el geólogo Arthur Lakes envió unos huesos a Marsh, que los catalogo como pertenecientes a un dinosaurio de finales del periodo Jurásico y les dio el nombre de Apatosaurus ajax (Género: Apatosaurus, especie: ajax). Poco después, el equipo de Marsh descubrió otro animal similar, pero con diferencias suficientes para que decidiera que era de un género diferente, al que dio el nombre de Brontosaurus y al animal en concreto le hizo pertenecer a la especie excelsus, por lo que se conoce como Brontosaurus excelsus. Ahí nace el nombre de brontosaurio que no duró mucho; en 1903, el paleontólogo Elmer Riggs, del Museo de Ciencias Naturales de Houston, llegó a la conclusión de que Marsh se equivocaba, los dos ejemplares pertenecían al género Apatosaurus. Así que nuestro Brontosaurus excelsus se convirtió en Apatosaurus excelsus. Hasta hoy.
En un museo suizo había ejemplares de dinosaurios sin catalogar y un grupo de investigadores de la universidad de Lisboa, dirigido por Emanuel Tschopp, quiso llegar a saber de qué especies se trataban. Aquello que empezó de forma tan sencilla se fue complicando y les obligó a embarcarse en algo mucho más complejo, poner orden en toda la familia «Diplodocidea» que incluye los diplodocus y los apatosaurios. Los investigadores examinaron 477 trazos morfológicos diferentes de especímenes de museos de Estados Unidos y de Europa. Con todos aquellos datos y unas potentes herramientas estadísticas lograron establecer las características diferenciales de los dos géneros –diplodocus y apatosaurios–. Y se dio la sorpresa, los que antiguamente se llamaron Brontosaurus eran muy diferentes de los apatosaurios; por ejemplo, su cuello era mucho menos robusto que el de los apatotosaurios. No solo había esa diferencia, había suficientes como para considerar que los brontosaurios eran un género aparte. Por ello, Tschopp y sus colaboradores proponen volver a los orígenes; es decir, volver a que exista el género Brontosaurus. La decisión está en manos de la «Comisión Internacional de Nomenclatura Zoológica».

Enviado por flexarorion a las 10:58 | 0 Comentarios | Enlace


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://ciencia15.blogalia.com//trackbacks/75802

Comentarios

© 2002 flexarorion