Ciencia 15

Comentarios intrascendentes a noticias científicas y técnicas de los últimos quince días (más o menos)
Archivos
<Septiembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             

Documentos

Blogalia

Blogalia

Inicio > Historias > Cargueros eólicos
Cargueros eólicos 2015-05-09

Cargueros eólicos

Publicado en Diario Vasco. Columna Big Bang el 11 de marzo de 2015

Barcos cargueros ahorran energía aprovechando el viento

Decir que los barcos van a aprovechar el viento para ahorrar energía no parece nada nuevo. Todos los barcos veleros utilizaban y utilizan la energía del viento para moverse. Los barcos cargueros con velas, como, por ejemplo, los galeones, o los famosos clippers, se encargaban de trasportar mercancías entre continentes. Es famoso el galeón de Manila que unía América con las Islas Filipinas, o el clipper, que era un barco rápido. «Clip» era una palabra popular para indicar velocidad. Así que «clipper» podríamos traducirlo como «el veloz». El más famoso de los clippers fue, sin duda, el Cutty Sark, que fue el canto de cisne de los barcos movidos por el viento contra los nuevos barcos movidos por el vapor. Ganó el vapor, pero por un detalle bastante ajeno a las velocidades de navegación. El Cutty Sark llevaba té desde Shanghái a Londres, y competía muy bien con los barcos de vapor, hasta que abrieron el canal de Suez. El canal reducía el tiempo del viaje a la mitad, por lo tanto la velocidad ya no era tan significativa.

Para aprovechar el viento, las velas adoptan un aspecto muy peculiar. Al inflarse, el viento tiene que recorrer más distancia por la parte convexa que por la otra, donde no hay nada que le impida ir recto. Ya sabemos que cuando el viento va más rápido –principio de Bernouilli, efecto Venturi– disminuye la presión y por lo tanto provoca una fuerza que hace que el barco avance en la dirección del abombamiento de la vela.

La nueva idea del ingeniero noruego Terje Lade, es realmente simple, de esas que uno dice «¿y cómo no se me ocurrió a mí? ¿Por qué, en vez de velas, no usamos la forma del casco del buque para producir el efecto Venturi? O dicho de otro modo, ¿por qué no hacemos que el casco sea una enorme vela?

Esta idea ha sido probada en los túneles de viento y funciona. Además, el Instituto Fraunhofer ha desarrollado programas de computador bastante complejos que, teniendo en cuenta múltiples factores meteorológicos, deciden cuál es la ruta óptima. Los modelos informáticos estiman que el barco conseguiría velocidades entre 19 y 20 nudos.

Hay momentos en los que no se puede depender de la energía del viento, como por ejemplo, si el viento deja de soplar, como es habitual en el paralelo 30, llamado en los escritos de viajes «de los caballos muertos», porque la ausencia de viento a veces obligaba a comerse los caballos. Para esos casos, el barco llevaría motores de gas licuado.

Se estima que su consumo energético sería un 60% del actual.

Enviado por flexarorion a las 11:57 | 0 Comentarios | Enlace


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://ciencia15.blogalia.com//trackbacks/75603

Comentarios

© 2002 flexarorion