Ciencia 15

Comentarios intrascendentes a noticias científicas y técnicas de los últimos quince días (más o menos)
Archivos
<Diciembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             

Documentos

Blogalia

Blogalia

Inicio > Historias > Imo, la innovadora (Publicado inicialmente en 2005)
Imo, la innovadora (Publicado inicialmente en 2005) 2015-04-22

Publicado en el Diario Vasco, en la columna Big Bang el 25 de julio de 2005

Imo, la innovadora

Ko en japones significa alegría y shimo isla. Koshimo es, por tanto, la Isla de la alegría. Es una islita enfrente de la costa sur de Kyushu, en Japón, en la que habitan unos macacos de pequeño tamaño y pelaje oscuro. Primatólogos japoneses los ha estudiado permanentemente desde 1948. Eran muy tímidos y huían de la gente por lo que decidieron darles comida—trigo y batatas—para que se acostumbraran a los investigadores. La comida se arrojaba en montones en una zona de la isla. La batata, que en algunos sitios llaman camote o boniato, es una raíz que se extrae del suelo y que lleva tierra adherida. Traten de comerla cruda. La arena no parece que sea lo mejor para los dientes, ni lo más agradable.

Había una hembra joven a la que llamaban Imo que se le ocurrió la idea de llevar las batatas a un arroyo cercano y allí lavarlas. Primero simplemente las metía en agua, después aprendió a frotarlas con la mano para quitar la arena. Sin duda, así eran mucho más agradables de comer. Su madre la vio y la imitó y muy pronto todos los jóvenes hacían lo mismo. En cinco años el 75% de los monos lo hacían. Y hoy, cincuenta años después, siguen haciéndolo.

Imo aprendió a separar el trigo de la arena por el sencillo procedimiento de echarlos en el agua. La arena se hunde y el trigo flota. La idea se propagó a la mayor parte de los monos.

La presión del mercado ha hecho que los agricultores vendan las batatas ya lavadas; así que los macacos ya no necesitan llevarlas al arroyo, pero las llevan a la orilla del mar y allí las mojan con agua salada. Todo hace pensar que les gustan más las batatas con una pizca de sal.

Si definimos cultura como la transmisión de conocimientos de modo no genético, tendremos que admitir que la idea de Imo de lavar las batatas se transmitió culturalmente.

Enviado por flexarorion a las 17:01 | 0 Comentarios | Enlace


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://ciencia15.blogalia.com//trackbacks/75561

Comentarios

© 2002 flexarorion