Ciencia 15

Comentarios intrascendentes a noticias científicas y técnicas de los últimos quince días (más o menos)
Archivos
<Abril 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
             

Documentos

Blogalia

Blogalia

Inicio > Historias > Cosas que creen los que no creen en la evolución
Cosas que creen los que no creen en la evolución 2015-02-02



Hay dos ideas recurrentes: no creerse la cronología de la ciencia y pensar que la evolución es teleológica

Hace unos días, en la misma semana, dos personas distintas, me dieron los mismos argumentos contra la evolución darwiniana. Me sorprendió que los dos dijeran las mismas cosas en el mismo orden, sin que fueran de la misma extracción cultural.

Cronología

El primer argumento era que los científicos, sueltan fechas, que son imposibles de saberse, con una gran soltura. Por ejemplo, el Big Bang que dicen que ocurrió hace no-sé-cuántos-millones-de-años. ¿Cómo pueden saberlo? ¿Cómo pueden saber lo que pasó hace tanto tiempo? Otro ejemplo, era que también dan la separación del chimpancé del humano con gran precisión, como si ellos hubieran estado allí.

Con el primero de ellos, estuve hablando largo rato y le expliqué que había métodos de datación, y entonces me saltó con la frase que demuestra el mal que están haciendo ciertos programas de televisión en España. Ya, como el método el Carbono-14 –me dijo– que se equivoca totalmente como demuestra la «Sábana Santa». Traté de explicarle que para el Big Bang, el método de datación no era el Carbono-14, y que este no es nada más uno de los que se emplean y que muchas veces se adquiere mucha seguridad cuando dos métodos coinciden en fechas. Traté de explicarle que si el método de dendrocronología dice que una silla se hizo con madera de un árbol que vivió en el año 1 500 antes de nuestra era, y el Carbono-14 coincide –teniendo en cuenta los márgenes de error– ambas medidas se refuerzan.

Al tratar de explicarle los métodos de potasio-argón, uranio-torio, expansión del universo, fondo de microondas... me encontré con la ignorancia absoluta, aunque con muchas ganas de aprender. Por desgracia, era tarde y tuve que dejarlo.

Con la segunda persona me pasó algo parecido.

Una vez más, volví a pensar que contar los temas científicos, con datos finales hace que muchas personas se crean que la ciencia es un conjunto de dogmas, sin demasiado sentido, en los que se han puesto de acuerdo un grupo de expertos, vaya usted a saber porqué. Y que muchas veces se equivocan, "fíjate en lo del aceite de oliva y el colesterol", que antes se decía una cosa y ahora se dice otra. Se equivocan.

Para mí, tan apasionante como saber una cosas, es saber cómo se ha llegado a saber. Casi es más apasionante el desarrollo que el final. La mayor parte del conocimiento científico se puede narrar como una historia de detectives: los datos, las posibles explicaciones, descartar ciertas hipótesis, hacer un experimento para validar o falsar cierta idea... y el desenlace final, el asesino es xxxx. Si la novela está bien escrita lo más importante es el desarrollo. Creo que esta puede ser una buena estrategia para enseñar rudimentos de ciencia a cierto tipo de personas.

Teleología

La otra crítica que me hicieron los dos, me sorprendió. Los dos me hicieron la misma pregunta: «¿Entonces, por qué los chimpancés actuales no siguen evolucionando?».

Es una pregunta desconcertante, pues lo mínimo que uno espera que hayan logrado entender de la evolución darwiniana es que son cambios graduales que ocurren muy lentamente. Pero, ni eso han entendido. Esa pregunta, normalmente va seguida de otra en la que se indica que «¿Por qué los chimpancés no van pareciéndose a nosotros cada vez más?». Es decir, ni entienden que la evolución es lenta, ni entienden que la evolución no va hacia ningún fin y mucho menos hacia el ser humano. Tratar de contarles que los chimpancés están perfectamente adaptados a su hábitat y que los humanos de hace dos millones de años lo estaban al suyo, es muy difícil. Explicar que hay una adaptación entre el animal y su hábitat no es fácil cuando lo que se tiene en mente es que todo tiende hacia los humanos, que son la cumbre de la creación y, por lo tanto, todo evoluciona hacia ese punto. Explicarles que si hace dos millones de años hubiéramos puesto a los humanos en el hábitat de los chimpancés, hubieran tenido tremendas dificultades para sobrevivir, pues tolerábamos peor el frío y la humedad, no éramos tan hábiles para huir de los predadores en un entorno de bosque, saltando de rama en rama, …

En fin, nada más. Aquí acabo mi reflexión sobre las dificultades de enseñar a los adultos, con ideas preconcebidas erróneas.

Enviado por flexarorion a las 08:01 | 0 Comentarios | Enlace


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://ciencia15.blogalia.com//trackbacks/75282

Comentarios

© 2002 flexarorion