Ciencia 15

Comentarios intrascendentes a noticias científicas y técnicas de los últimos quince días (más o menos)
Archivos
<Marzo 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Documentos

Blogalia

Blogalia

Inicio > Historias > Marcapasos sin batería
Marcapasos sin batería 2014-11-10

Diario Vasco. Big Bang el 22 de octubre de 2014

Marcapasos que obtiene energía del movimiento del corazón

Los marcapasos convencionales tienen dos problemas. Uno son los cables, que son la parte más delicada y más frágil del sistema; el otro es la batería, que tiene una duración limitada, y para cambiarla exige cirugía. Una operación muy sencilla, pero operación al fin y al cabo.
En un reciente congreso de la Sociedad Europea de Cardiología, celebrado en Barcelona, se ha presentado el prototipo de un marcapasos sin batería. La energía para su funcionamiento se obtiene del movimiento del propio corazón.
Ahora casi todos los relojes de pulsera son electrónicos y llevan una batería para su funcionamiento. Nuestros abuelos llevaban relojes mecánicos a los que había que dar cuerda más o menos una vez la semana. También existen los llamados «relojes de pulsera automáticos» que son como los mecánicos, pero que se dan cuerda ellos solos a partir de la energía que obtienen de nuestro movimiento. Al mover el brazo una pieza se mueve y va enroscando un muelle que es donde se almacena la energía.
Este mecanismo se inventó en la década de 1770, aunque su autor y fecha exacta está en discusión. Se suele considerar que su creador fue Abraham-Louis Perrelet, pero no está claro qué mecanismo utilizó· En cualquier caso, inicialmente el mecanismo no era muy fiable, aunque poco a poco se fue perfeccionando y ya en la segunda mitad del siglo XX eran muy fiables.
El marcapasos presentado en Barcelona obtiene la energía utilizando uno de los mecanismos de los relojes automáticos, que han demostrado su eficacia, aunque se ha quitado todo lo superfluo para hacerlo más ligero. Los movimientos del corazón mueven una masa excéntrica que en cada aceleración empieza a rotar y va enrollando un muelle espiral. Cada latido del corazón produce un «pulso» de energía que se almacena en el muelle. Cuando este se desenrolla, hace girar un minúsculo generador eléctrico que es el que alimenta el marcapasos. La energía obtenida a «pulsos» se transforma en una electricidad continua y uniforme cuando el muelle se desenrolla. Este generador se une al corazón que, recordemos, está moviéndose permanentemente, las veinticuatro horas del día. De ese modo se obtiene energía suficiente para el funcionamiento del marcapasos.
De momento el generador se ha probado en cerdos y todo ha funcionado según lo esperado, trabajando correctamente hasta los 130 latidos por minuto.
El siguiente paso será meter el generador dentro del marcapasos para evitar los cables que siempre son propensos a averías.

Enviado por flexarorion a las 20:33 | 0 Comentarios | Enlace


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://ciencia15.blogalia.com//trackbacks/75005

Comentarios

© 2002 flexarorion