Ciencia 15

Comentarios intrascendentes a noticias científicas y técnicas de los últimos quince días (más o menos)
Archivos
<Junio 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
             

Documentos

Blogalia

Blogalia

Inicio > Historias > 1914: La Catedral de Reims
1914: La Catedral de Reims 2014-10-11

Hace ahora cien años y unos meses que comenzó la Primera Guerra Mundial. Ni que decir tiene que toda la prensa española dedicaron enorme cantidad de espacio a ese trascendente acontecimiento. Muchos se declararon "francófilos" otros "germanófilos" y la mayoría no disimulaban su contrariedad ante el imperio Inglés.

Eso era de esperar en la prensa generalista. Quizá fuera menos de esperar en la literatura científica.Pero así fue.

En el número 825 de la revista "Madrid Científico" de 5 de octubre de 1914 hay un montón de artículos y opiniones sobre el tema, que merecen la pena leerse para ver qué pensábamos los españoles de aquella guerra.

Está accesible a través de la Biblioteca Nacional de España:

http://hemerotecadigital.bne.es/issue.vm?id=0001978091&search=&lang=es

De entre los muchos artículos interesante, por nostalgia: noches pasadas en El Paular, puesta de Sol en Yuste con las voces de los monjes de fondo, la visita a San Juan de la Peña en inestimable compañía... he elegido este comentario.

La catedral de Reims.

El cronista de La Época, Zeda, hace las siguientes reflexiones ante las ruinas de la catedral
de Reims:

«Ante esas ruinas, todavía humeantes, aumenta el horror que nos produce la guerra presente, reversión á las edades bárbaras, y que nos hace dudar del progreso humano.

Pero esa indignación dolorida que ha surgido en todas partes y encontrado eco ruidoso en España, hace brotar, al menos para nosotros, un vislumbre de esperanza.

Muy deplorable es, en efecto, que las bombas germánicas hayan borrado de la tierra el hermoso monumento francés, y muy justo que lamentémonos de tan irreparable desastre.

Pero ellas deben hacernos pensar que no sólo son los proyectiles incendiarios los destructores de monumentos gloriosos: lo son también la incuria y el abandono, los cuales, sin estruendo y sin protesta de nadie, van cubriendo de ruinas históricas el suelo de nuestra Patria.

A las puertas de Madrid, como quien dice, está el Monasterio de El Paular: monumento nacional, con su
torre desmochada recientemente por una centella, y sin pararrayos que la defienda; con sus bóvedas hundidas, con sus muros cuarteados, con sus derruidas celdas, con su ruina inminente, que nadie trata de evitar.

En las faldas de la misma cordillera en que se desmorona El Paular está el convento de Yuste, última morada del más grande de nuestros Reyes. Allí, claustros derribados, fustes de columna rotos, basas y
capiteles blasonados entre matas de ortigas... En las gargantas del Pirineo, el Monasterio de San Juan de la Peña, panteón de los Reyes de la Monarquía aragonesa, se deshace en el fondo de su enorme gruta. Y cuantos recorran nuestros campos y sierras podrán ver, como hemos visto nosotros, montones de piedras que fueron castillos, templos, palacios, santuarios... en una palabra, toda nuestra Historia en ruinas.

Si las lamentaciones que nos ha arrancado la destrucción de la catedral de Reims son sinceras; si es
cierto que la desaparición de esa joya, aunque ajena, nos ha llenado de dolor, podemos alentar la esperanza de que nuestro súbitamente olvidado sentido estético nos llevará como por la mano á influir con los Poderes públicos, á fin de que impidan la desaparición total de las obras arquitectónicas de valor artístico ó histórico que aún poseemos.

Sería ridículo, y además absurdo, llorar, como Jeremías, sobre las piedras calcinadas de la catedral de Reims, y contemplar indiferentes cómo la labor del tiempo, más lenta, pero aún más destructora que la de los cañones de 42 [ver nota al pie], va desmoronando los monumentos que aún no han acabado de desaparecer del suelo de España»
***
Nota al pie: la 42 era una granada [obús] alemana con 100 kilos de trilita.

Enviado por flexarorion a las 09:12 | 0 Comentarios | Enlace


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://ciencia15.blogalia.com//trackbacks/74935

Comentarios

© 2002 flexarorion