Ciencia 15

Comentarios intrascendentes a noticias científicas y técnicas de los últimos quince días (más o menos)
Archivos
<Marzo 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Documentos

Blogalia

Blogalia

Inicio > Historias > C14... estaba pensando
C14... estaba pensando 2003-02-27



Estaba pensando en cómo contar a los oyentes de la radio lo que es C14, cuando se me ha ocurrido que lo podía explicar con monedas.

Supongamos que tenemos dos tipos de monedas unas de un cent [céntimo de euro] y otra de dos euros.

Las de dos euros, obviamente valen más, pero tienen un pequeño problema: cada cinco años, la mitad de ellas se volatilizan, desaparecen.

No sabemos qué moneda concreta desaparece. Simplemente sabemos que cada cinco años, la mitad de las monedas ha desaparecido.

En la vida cotidiana nos pagan un sueldo y con él pagamos lo que compramos. Pensemos que sñolo hay monedas de un cent y de dos euros.

La proporción de monedas que tenemos en nuestra cartera es más o menos constante. Pongamos por ejemplo, hay diez monedas de un cent por cada una una de dos euros.

La relación cent/euro es diez.

Eso es así mientras recibamos un sueldo y nos lo gastemos, es decir, mientras estemos vivos.

En el momento que me muera me enterrarán con el dinero que tenía en los bolsillos. En el momento de enterrarme la relación cent/euro es de diez. ¿Qué ocurrirá cinco años después? A los cinco años el número de cents será el mismo, pero habrá la mitad de euros, por tanto la relación cent/euro se ha duplicado. Recordad que el número de euros se ha hecho la mitad. La relación será veinte.

Al cabo de otros cinco años el número de euros es nuevamente la mitad. El de cents es el mismo, por tanto, la relación cent/euro es el doble de hace cinco años, es decir es cuarenta.

Cinco años después la relación será cuarenta.

Eso significa que sabiendo el valor de esa relación sé cuántos años ha pasado desde que el individuo ha muerto.

La relación cent/euro nos dice el número de años que hemos dejado de cobrar un sueldo.

Lo mismo ocurre con la relación C12/C14.

El Carbono 12 es el normal -el equivalente al cent-. El Carbono 14 es el radiactivo, el que desparece espontáneamente -el equivalente al euro-. Fijaros lo que acabo de decir: ser radiactivo es ser inestable, es descomponerse por si sólo. La diferencia entre el Carbono 14 real y nuestro hipotético Euro es que no desaparece la mitad en cinco años si no en 5370 años.


Cambia el número de años, pero todo lo demás es igual. La relación entre C12 y C14 nos da el tiempo desde que el ser vivo ha muerto.

Nuestra paga en Euros, al llevarla al C14 es la respiración. AL respirar -lo mismo da que seamos animales o plantas- absorbemos el dióxido de carbono de la atmósfera. En ese dióxido de Carbono hay una proporción estándar de átomos de C12 y de átomos de C14, lo mismo que pasaba al recibir el sueldo: una proporción constante entre cents y euros. Respirar es equivalente a recibir el sueldo. Cuando morimos dejamos de respirar: dejamos de recibir el sueldo.

Además hay otra diferencia curiosa: el C14 real nace del bombardeo del Nitrógeno por rayos cósmicos. Cuando se desintegra vuelve a producirse Nitrógeno.

En el mundo real la cosa se complica un poco más, la relación entre cents y euros (entre C12 y C14) no siempre es la misma; unos meses hay más disponibilidad de cents y otra más de euros... Pero esa es otra historia.





Enviado por flexarorion a las 21:42 | 0 Comentarios | Enlace


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://ciencia15.blogalia.com//trackbacks/5730

Comentarios

© 2002 flexarorion