Ciencia 15

Comentarios intrascendentes a noticias científicas y técnicas de los últimos quince días (más o menos)
Archivos
<Junio 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
             

Documentos

Blogalia

Blogalia

Inicio > Historias > Chapapote (y 11): No hace falta ser profeta
Chapapote (y 11): No hace falta ser profeta 2002-12-23

Nota: esto es una opinión personal. Si lo que usted quiere es leer ciencia -sólo ciencia- salteselo, por favor.

Hasta ahora, en los capítulos anteriores he eludido las consideraciones políticas; pero este es el último capítulo y voy a dar mi opinión, sobre todo al señor Cascos, para el que todas las decisiones fueron correctas. Si hay algo incorrecto es no haber sido profeta, es lo que más o menos decía.

Lo siento Sr. Cascos, pero NO HAY QUE SER PROFETA para

-Saber que un barco con una grave avería y que está soltando fuel lo mejor es llevarlo a un refugio, donde estuviera al abrigo del oleaje y donde pudiera ser reparado.
-Saber que un barco con una enorme grieta no puede llevarse a luchar contra las aguas del océano.
-Saber que si el barco se hunde cerca de la costa, donde la profundidad es baja, el fuel se puede extraer con los medios habituales.
-Saber que si se hunde a 3 600 metros, no hay tecnología para extraer el fuel o para cubrirlo con hormigón.
-Saber que se ha hundido en mitad de la corriente fría del norte que puede llevar el fuel a la Antártida, al Índico y al sur de Africa (en cincuenta años), .
-Saber que a 3 600 metros de profundidad, en la zona del hundimiento, hay oxígeno que acabará con el barco.
-Saber que a 2,5º C el fuel no se solidifica; se hace muy viscoso. Pero que por viscoso que sea sigue pesando menos que el agua.
-Saber que una masa tan enorme de fuel (75 000 toneladas), que es muy buen aislante, tarda meses en adquirir la temperatura del mar.
-Saber que la Corriente de Navidad iba a llevar el fuel a la Costa da Morte, a Asturias, a Cantabria, a la parte occidental del País Vasco, a Brest, a Irlanda y a Escocia.
-Saber que si el barco se hunde en un refugio lo suficientemente cerrado es posible poner unas barreras de contención que impiden salir el fuel y limitan el desastre a una zona.
-Saber que si se hunde cerca de la costa, la mancha no se extiende tanto como si lo hace lejos.
-Saber que un desastre en una única zona se recupera rápidamente pues hay alevines en todas partes.
-Saber que de lo que ha ocurrido ahora lo más grave no es el desastre ecológico (ya hemos visto que el ambiente se recuperará en un plazo medio) es un DESASTRE ECONÓMICO.
-Saber que existe una disciplina científica llamada OCEANOGRAFÍA que entiende de corrientes de agua y de aire... y que podría haber aconsejado la mejor forma de actuar.
-Saber que hay un Instituto de Investigaciones Marinas en Vigo.
-Saber que hay un Instituto Oceanogáfico en la Coruña.
-Saber que hay un departamento de Oceanografía en la Universidad de Vigo.
-Saber que tras el naufragio del Erika Francia había potenciado Le Cedre e Ifremer que saben cómo actuar. Una llamada habría bastado.
-Saber que en el peor sitio que se podía haber hundido es a 3 600 metros, en mitad de la corriente fría del Labrador, con vientos predominantes del SO que llevan ineludiblemente el fuel a la Corriente de Navidad.

Un abrazo a todos.
Gracias a los voluntarios.
Tengo diez horas de grabación en vídeo digital que están a vuestra disposición.

Enviado por flexarorion a las 10:34 | 2 Comentarios | Enlace


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://ciencia15.blogalia.com//trackbacks/4374

Comentarios

1
De: Akin Fecha: 2002-12-23 11:08

Muchísimas gracias por esta serie de artículos. Para mi al menos han sido muy enriquecedores e ilustrativos. Creo haber seguido todo el tema muy de cerca y sin embargo has contado cosas que no había visto en ningún sitio. Gracias por el trabajo y el tiempo empleado y por haber contribuido a aclarar un poco mas lo que realmente ha sucedido y el porque.



2
De: flexarorion Fecha: 2002-12-23 11:32

Garcias a tí por el interés.



© 2002 flexarorion