Ciencia 15

Comentarios intrascendentes a noticias científicas y técnicas de los últimos quince días (más o menos)
Archivos
<Agosto 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

Documentos

Blogalia

Blogalia

Inicio > Historias > ¡Qué rico derrame de petróleo!
¡Qué rico derrame de petróleo! 2006-08-04

Todos recordamos con tristeza el petrolero Prestige y cómo sus derrames dejaron las costas gallegas y otras del Cantábrico tremendamente sucias. El fuel causó daños en la fauna y la flora. Pero hay una bacteria a la que todo aquello le encantó: la llamada Alcanivorax borkumensis, para la que fue un maná llovido del cielo.


Alcanivorax borkumensis no es la única bacteria comedora de petróleo, pero es la más abundante de ellas. Su extraño nombre ya nos indica bastantes cosas. Borkum es una isla del mar del Norte y fue encontrada allí. Más tarde se descubrió que también vive en el Mediterráneo, en el Pacífico y en muchas zonas costeras. Y lo de {/alcanivorax/] viene del latín=comedor de alcanos.

La especie forma parte del género Alcanivorax que comprende: Alcanivorax borkumensis, Alcanivorax dieselolei, Alcanivorax jadensis y Alcanivorax venustensis.

Es habitual que en las zonas marinas donde hay pozos de petróleo, como es el mar del Norte, o en el golfo Pérsico, haya pequeños escapes de hidrocarburos. Aunque para la mayor parte de los seres vivos los hidrocarburos aromáticos les resultan perjudiciales, no dejan de ser una potencial fuente de alimento y algunos microorganismos han evolucionado para aprovecharse de ella. A. borkumensis tiene una serie de características que la convierten en el microorganismo más importante que crece alimentándose de los restos de petróleo. Su amplia distribución geográfica demuestra que es muy eficaz.



Si únicamente hubiera habido derrames de petróleo debido a la actividad humana, los microorganismos es muy difícil que hubieran tenido tiempo para adaptarse, pero los escapes naturales llevan ocurriendo muchos miles de millones de años, por lo que han tenido tiempo más que de sobra para aprender a "comérselos". Y eso es lo que ha ocurrido con las bacterias del género Alcanivorax y con Alcanivorax borkumensis en particular.

Recientemente un grupo de investigadores alemanes, españoles e italianos han decodificado el genoma de este microorganismo y han visto algunas de las razones por la que sobrevive perfectamente a pesar del petróleo y como se las arregla para sacar partido a esa inesperada fuente de energía. Lo han publicado en el último número de julio de Nature Biotechnolog. Su genoma ha demostrado que estas bacterias producen todo un arsenal de enzimas que degradan el petróleo.

Una de sus características más interesantes es que no es demasiado especializada; me explico, es capaz de "comer" a partir de una amplia variedad de hidrocarburos. Su segunda peculiaridad es que produce biotensiactivos que ayudan a la descomposición del petróleo.

Esta bacteria vive en la parte más superficial del mar por lo que le llega la luz ultravioleta con toda intensidad. Eso normalmente es mortal para muchos microorganismo, pero nuestra bacteria ha desarrollado varios genes que la protegen de la radiación ultravioleta.

Puede ser un aliado excelente para combatir los derrames petrolíferos. Y no sólo eso, se ha visto que también puede limpiar zonas donde hay arsenico, mercurio, cobre y otros metales pesados.

En fin, que hemos descifrado el genoma de una pequeña maravilla que puede ayudarnos a limpiar las zonas dañadas por el vertido de hidrocarburos y de metales pesados.

Para ampliar información:

Instituto Helmholtz

La base de datos europea Cordis

Datos sobre alcanivorax

Enviado por flexarorion a las 20:01 | 2 Comentarios | Enlace


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://ciencia15.blogalia.com//trackbacks/42033

Comentarios

1
De: Anónimo Fecha: 2009-08-28 16:33

que muena noticia gracias a ustedes saque un un exelente muchas gracias



2
De: Anónimo Fecha: 2012-06-01 00:53

no hay mas ba ccterias



© 2002 flexarorion