Ciencia 15

Comentarios intrascendentes a noticias científicas y técnicas de los últimos quince días (más o menos)
Archivos
<Julio 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

Documentos

Blogalia

Blogalia

Inicio > Historias > Mi propuesta para el cambio de horario
Mi propuesta para el cambio de horario 2002-10-25


Como ya viene siendo habitual los dos últimos años, me han llamado de varios medios para ver qué pienso sobre el tema del cambio horario. ¿Es bueno? ¿Es malo? ¿A quién afecta? ¿Qué hay que hacer para minimizar los efectos indeseables?...

El caso es que hay opiniones para todos los gustos, aunque los que están a favor parecen basarse en que el horario de verano adapta más la vida habitual a las horas con sol y los que están en contra dicen que hay grandes trastornos de sueño, sobre todo entre niños y ancianos. Ahora los franceses también se han decantado por que afecta a los animales.

Entre los datos a favor destaco: ahorro de energía (en España 600 millones de euros), más tiempo con sol para pasear, ligera disminución de los muertos en accidentes de tráfico.

Entre las cosas en contra: trastornos de sueño, nerviosismo, ligero aumento de los accidentes de tráfico los primeros días (aunque luego disminuye y el global es disminución), “es poco natural”.

¿De verdad que es poco natural?

UN POCO DE HISTORIA

La idea de horas iguales es relativamente nueva. Surge como un condicionante por el invento del reloj mecánico, allá por el siglo XIV; aunque las clépsidras también obligaban a algo parecido... pero no los relojes d sol.



Antes, las horas tenían longitud variable. ¿Quién no ha oído hablar de Maitines o Vigilia, Laudes (Matunini), Prima,Tercia, Sexta: Mediodía, Nona, Visperas y Completas?

Estas horas estaban ligadas al amanecer y al anochecer. Por ejemplo, Prima, era poco antes de la aurora; Completas una horas después del ocaso.

Es decir, eran horas variables, adaptadas al cambio del año.

Lo natural, que me perdonen los que opinan lo contrario, no es levantarse siempre a la misma hora, sino levantarse siempre a X horas después de la salida del sol... (para algunos Antes).

Claro que horas variables traían problemas en los actos comunitarios... Si se decía que ir a misa a la hora sexta no es demasiado concreto, aunque lo solucionaban con los correspondientes toques de campana.

No es hasta la revolución industrial que surge la necesidad de saber la hora con cierta precisión. No todo el mundo podía comprar una reloj, así que los obreros vivían cerca de las fábricas y se les avisaba con un toque de sirena. En la industria la sirena sustituye a las campanas.

Poco a poco se va sintiendo la necesidad de no depender de la sirena y se ve la necesidad del reloj.

Reloj de horas iguales pues la tecnología no da para más.

ELUCUBREMOS

El problema, lo que causa la inquietud no es el cambio horario sino que el cambio sea con un salto de una hora. Si fueran veinte saltos de tres minutos se notaría menos...

Hoy en día los relojes son auténticos ordenadores que hacen maravillas como diferenciar los meses de 30 días, los de 31 y los de 18 o 29, incluso distinguiendo que el 2000 debía ser bisiesto por la regla de los cuatro años, no serlo por la de 100 años y sí serlo por la de 400. Y ya hay muchos que cambian automáticamente todo, al recibir por radio las señales horarias.

Es decir, que si a los relojes les decimos que cada día a partir del 26 de octubre hay que atrasar un minuto cada día (a las tres de la mañana serían las 2h 59m). Así hasta el último domingo de marzo y ahí hacemos lo contrario, es decir aumentamos un minuto cada día... hasta el último domingo de octubre...

En ese caso, hay una diferencia entre el último domingo de marzo y el último de octubre (las fechas de cambio horario) es de tres horas (aproximadamente 182 minutos).

Si lo de tres horas le parece mucho y quiere hacer (como ahora) sólo una hora de diferencia entre ambos horarios, haga todo los dicho pero con un tercio de minuto en vez de con un minuto.

De ese modo tendríamos las ventajas del cambio horario (ahorro de energía, más vida al sol, menos accidentes de tráfico, menos depresiones...) y evitamos sus inconvenientes (nerviosismo, trastorno del sueño...)

Del sueño...

No me cabe la menor duda que es eso, simplemente un sueño.

BISIESTO

Los años bisiestos tienen 366 días: un tres y dos seises (bi-sexto)

Observación: lo aquí escrito son sólo notas en bruto para mis programas de radio. Si quire una versión más elaborada, por favor, póngase en contacto conmigo





Enviado por flexarorion a las 20:17 | 1 Comentarios | Enlace


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://ciencia15.blogalia.com//trackbacks/3069

Comentarios

1
De: Rogelio Vila Fecha: 2003-04-04 22:19

¿aplican el cambio horario todos los países, o sólo unos cuantos?



© 2002 flexarorion