¿Y si las Viking hubieran descubierto vida en Marte?

De cómo las formas dejadas por los rebotes del rover Spirit hacen pensar que los análisis realizados en 1976 por las naves Viking demostraban la existencia de compuestos orgánicos.

Sí, sí, fue nada menos que en 1976 cuando dos naves estadounidenses llamadas Viking 1 y Viking 2 aterrizaron en nuestro planeta vecino.

Una de sus misiones era obtener fotos de Marte y otra analizar si había compuestos orgánicos.

Las Viking echaban en el suelo de Marte una sopa nutritiva que contenía Carbono 14. Los dos aterrizadores detectaron que del suelo se desprendían gases radiactivos. Es decir, todo apuntaba a que algo o alguien estaba metabolizando los nutrientes. La conclusión era obvia: habíamos descubierto vida, similar a la nuestra, basada en el carbono, en otro planeta.

Después vino el garro de agua fría, ese desprendimiento de Carbono podía ser debido a la fortísima oxidación del suelo marciano.

En cualquier caso, el jefe científico de la misión, Gilbert Levin, nunca estuvo de acuerdo con que no era metabolismo de vida.

Y así hemos estado hasta hoy. Creo que todos hemos visto los botes que pegaba el Spirit para aterrizar. Todo muy 'normal', dejaba unos agujeros en los lugares de rebote.

Bueno, no tan normal. Resulta que lo esperable si el lugar hubiera sido seco sería menos claro, una huella más difusa; pero resulta que la huella es así:




Muchos científicos piensan que esa forma de huellas en el rebote sólo es posible si la tierra de Marte no es seca, sino que es una especie de barro. Es decir, hay agua mezclada con la tierra.

Para que exista barro a muy bajas temperaturas la única solución es que sea agua con muchas sales, que bajan su punto de congelación.

Las fotos microscópicas del suelo indican unos micro tubos, que pueden explicarse como restos de las sales cuando el agua se evapora.

Todo ello sugiere que -aunque parezca increíble- es posible encontrar agua líquida mezclada con la tierra, formando barro. Agua muy salada. Pero salada o no, hace que la 'enorme oxidación' en la que se basaba la idea de que los Viking no habían detectado vida puede venirse abajo.

El agua -aunque sea en forma de barro- elimina parte de los óxidos.

Al eliminar parte de los óxidos también elimina la explicación alternativa -la no existencia de vida- en los resultados de las Viking.

Ergo los rebotes, su extraña forma, son un fuerte argumento a favor de que las Viking habían detectado vida.

Cada vez esto se pone más interesante. Quedo a la espera de los próximos descubrimientos.

Aquí comentarios de Levin y de Miller, el famoso Miller.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://ciencia15.blogalia.com//trackbacks/15316

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.197.147.90 (fd809e1cb9)
Comentario

Calendario
<Julio 2014
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

Archivo de todas
las historias
desde 20/5/2002

Blogalia

Otras bitacoras que leo con cariño

El Pez

Una cuestión personal

El PaleoFreak

No escribo a oscuras

Fogonazos

Tio Petros Historias Matemáticas

Historias de la Ciencia

CPI: Curioso Pero Inutil

Neofronteras

Big Bang 2.0 Ciencia en la vida cotidiana y otras cosas

Escépticos. Página de ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico
Archivo de todas las historias desde 20/5/2002
© 2003 flexarorion