Ciencia 15

Comentarios intrascendentes a noticias científicas y técnicas de los últimos quince días (más o menos)
Archivos
<Mayo 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

Documentos

Blogalia

Blogalia

Inicio > Historias > Relojes florales (2)
Relojes florales (2) 2004-01-13



Unas ideas muy básicas sobre los relojes circadianos en las plantas

Ya habíamos visto en el capítulo anterior tienen un ritmo diario (de 24 horas) que persiste incluso en oscuridad total.

Tal como decíamos entonces lo extraño es que el ritmo persiste incluso en oscuridad total. Es decir, el ritmo no es solamente una respuesta a la luz y a la oscuridad, es algo más que es capaz de automantenerse. Se trata de un auténtico reloj interno.

Dicho así parece muy sencillo; el llegar a identificar el reloj y su funcionamiento es otra cuestión, de hecho, hoy en día, aunque se conocen las ideas generales, aún hay detalles que se nos escapan.

La idea general es tremendamente compleja e incluye varias proteinas y varios genes actuando en bucles de realimentación.

Veamos un modelo muy simple (excesivamente simple para la realidad): un gen (G1) está produciendo una proteína (P1). Cuando la proteína alcanza un cierto nivel se estimula otro gen (G2) que produce otra proteína (P2) que al llegar a un cierto nivel inhibe a G1. Como G1 no funciona P1 se va degradando. Al llegar a un cierto nivel de degradación se desactiva G2. Ahora tenemos inactivos G1 y G2. Sigue la degradación y al llegar a un nivel bajo de P1, se estimula G1, que produce P1 y se repite el ciclo.

Pensemos que este ciclo dura aproximadamente 24 horas: es un reloj circadiano (ciclos de un día).

Los relojes de las plantas, al estar en oscuridad total, siguen funcionando pero al cabo de muy poco tiempo se atrasan o se adelantan. Necesitan de la luz para sincronizar el reloj interno a los ritmos externos.

Para ver cómo la luz regula hay que complicar el tema mucho más. Pensemos que hay dos proteínas P1 que es endógena, se produce sola, y otra P1' que necesita luz para producirse.

Si lo dicho lo hacemos con P1+P1' vemos que la luz influye en la velocidad del proceso. Si, además, incluimos una P2' que se produzca sólo en oscuridad, tenemos dos proteínas nuevas que son capaces de sincronizar el reloj a las 24 horas.

Lo dicho, es un reloj tremendamente complejo.

Podríamos pensar que estos relojes e han descubierto varias veces; pero, aunque los genes y las proteínas son distintos; el mecanismo subyacente es muy similar en todos los seres vivos, lo que hace pensar en un origen común.

Hemos hablado de un ciclo casi diario; pero también hay ciclos anuales, hay ciclos de 12 horas (por ejemplo los relacionados con las mareas), y hay ciclos bianuales; de los que voy a hablar en el capítulo 3 de esta 'apasionante' aventura.

Enviado por flexarorion a las 03:45 | 1 Comentarios | Enlace


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://ciencia15.blogalia.com//trackbacks/14491

Comentarios

1
De: lgs Fecha: 2004-01-13 22:55

Los seres humanos que viven sin luz exterior acaban desincronizados del sol.

Otro argumento para ver menos la tele. O nada.



© 2002 flexarorion