Ciencia 15

Comentarios intrascendentes a noticias científicas y técnicas de los últimos quince días (más o menos)
Archivos
<Octubre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
29 30 31        

Documentos

Blogalia

Blogalia

Inicio > Historias > De blogs y otras yerbas
De blogs y otras yerbas 2003-09-02

Hace muchos, muchos años, había un concurso en la radio cubana que tenía un premio muy grande, 600 euros, pero debemos situar qué poder adquisitivo tenía eso en la época de Batista.
El programa estaba al rojo vivo. El concursante tenía que decir una palabra que empezara por Y y entre las pistas le decían que era verde.

Perdió. No se dio cuenta de que la yerba es verde. Él siempre pensó en hierba.

Esto justifica la segunda parte del título.

Vayamos a la primera. Recientemente he visto comentarios sobre lo que son los blogs, sus potencialidades, etc., que me dejan un poco anonadado.

Se dice que los blogs son universales, o locales. Se dice que son una nueva forma de periodismo que desbancará al periodismo clásico o lo contrario. Se dice que son una nueva forma de escribir diarios íntimos. Se dice...

No simplifiquemos. Como todo movimiento social es un fenómeno multifacético.

Hay blosg que pretenden sustituir al periódico. Hay blogs que pretenden ser universales. Hay blogs que pretenden ser un diario íntimo. Hay blogs que son una coña marinera entre amigos enterados de una claves...

Todo eso son blogs... y muchas cosas más.

Blogs y periodismo clásico


Hay quien dice que los blogs desbancarán al periodismo clásico. Lo dudo. La razón estriba en que los blogs los puede escribir cualquiera. Nadie garantiza su fiabilidad, o que no son una broma, o... Sin embargo, cuando un periódico tiene una cabecera que ha durado unos cuantos años es que sus clientes piensan que es fiable.

El valor de la cabecera de un periódico no está tanto en las noticias que da como en la fiabilidad que merecen para sus clientes. Es un tema de confianza. Las noticias se han verificado.

Un blog suele ser una persona. Un periódico es un conjunto de personas -una redacción- más una empresa que quiere ganar dinero, por lo que no se puede permitir el lujo de no tener credibilidad.

Un grupo siempre es más creíble que una sola persona. El criterio de muchos es mejor que el criterio individual.

Habrá blogs que sean una maravilla. Pero, ¿quién garantiza la maravilla, la continuidad...?

Recuedo que aquí mismo, en Blogalia, hay un blog excelente sobre XXXX. Muchas veces tomo datos para mis cosas de él. Es un blog fiable, sólido, contundente, bien informado. Tanto que estuve a punto de meter la pata. Una de mis manías es que jamás me fío de nada encontrado en Internet. Siempre procuró que haya varias fuentes; aunque Google me ha demostrado que lo 'varias fuentes' es bastante utópico. A veces he encontrado cien veces el mismo párrafo en cien páginas diferentes. Para mí, esas cien páginas son una sola.

En Internet es demasiado fácil copiar.

Bueno, a lo que iba: Mi experiencia era tan buena con el blog XXXX que ya estaba a punto de no verificar todas las noticias (normalmente la verificación consiste en que si habla de Nature voy a Nature y si habla de Science voy a Science). Pues vi una noticia curiosa. Muy curiosa. La escribí. Pero... traté de verificarla. No la encontré en ningún sitio.

Me retuve, pues me entró un cierto gusanillo de que aquello no me convencía.

Dos días después, el autor del blog decía que había sido una broma.

¡Estupendo! Una broma. Está en su derecho. Es un blog personal. Pero para mí pudo haber sido una catástrofe.

Hasta el periódico más cutre, verifica un poco sus noticias y sólo publica inocentadas el 28 de diciembre. Aquello, para mí hizo saltar todas las señales de alarma: ¡cuidado con los blogs personales! Más vale una mala noticia en un medio con una cabecera reconocida, que una buena noticia en un blog personal.

¡Atención! Quiero dejar claro que hay blogs personales fantásticos, que nunca cometen errores y que son tan fiables como las mejores cabecera de los periódicos. Pero, ¿cuáles son? ¿Quién me garantiza que pasado mañana no cambie de estilo?

Otro tema. Es más fácil engañar a una persona (blog) que a una redacción (periódico).

De blogs y editoriales
Un blog puede ser perfectamente un libro en capítulos. Un libro que va directamente del escritor a sus lectores. Puede ser gratis o puede ser de cobro.

De gratis o de cobro no eliminarán a los editores, ¿por qué?

Una vez más es un problema de cantidad. Cualquiera puede escribir y publicar un libro en la Red. Habrá libros buenos, muy buenos; pero la mayoría será bazofia. Sin embargo, cuando un libro ha pasado el filtro de un editor, eso: ha pasado un filtro.

Yo sé que los libros de la colección X del editor Y tienen un cierto nivel que me interesa.

¿Qué se de un libro H, de un escritor J, en un blog K? ¿Puedo permitirme perder el tiempo en buscar un libro electrónico publicado en la red, para ver si es bueno? No.

Y digo no con todas sus consecuencias.

No se trata de saber si el libro es bueno o malo. Puede haber libros magníficos, de una calidad inmensa, que se publican gratuitamente en la Red. Pero la mayoría es bazofia. ¿Quién puede leerse miles de libros bazofia para encontrarse un diamante? Nadie.

Sin embrago, en la editorial L, en la serie M, dirigida por P, es muy probable que lo que lea me agrade. ¡Tal vez no sea lo mejor, pero seguro que no es lo peor!

La función del editor ha pasado a ser un filtro que me ahorra trabajo.

De criticones

Una solución al dilema aparentemente podrían ser las críticas de blogs. Es una solución aparente pues os remito al caso del blog XXXX del que hablaba antes. Hasta ese pequeño desliz, su trayectoria había sido impecable. Seguro que el crítico lo habría puesto bien, y....

Otro temita. Si una persona pretende competir con el New York Times con su blog, un criticón puede ayudarle (si dice que su trabajo es bueno) y puede bajarle la moral (si el criticón dice que su trabajo es malo). OK.

Pero, ¿qué ocurre si el blog es un diario personal de alguien que quiere aprender? Por ejemplo, un blog de ciencia hecho por un grupo de colegiales.

¿Qué tal les sentaría que el criticón les dijera que era una P. M. lo que hacían?

Son chavales. Quieren practicar y les hace ilusión que alguien les lea. Lo único que se merecen es darles ánimo. ¿Qué pinta en una situación así el criticón?

De diarios personales

Puedo ser un tío raro y pensar que lo que escribo en mi diario puede tener algún interés para alguna persona. Por eso, lo pongo en un blog.

No pretendo nada. Ni tener muchos lectores, ni pocos. Tan sólo quiero poner mi diario a disposición de otros. Me desnudo ante los otros.

Pienso que lo que allí pongo puede gustar a alguien y lo leerá, o no gustar y no lo leerá.

Entonces llega el criticón y -basándose en el anonimato que da la Red- pone a parir al pobre autor del diario.

¿Qué sentido tiene?

Hay blogs y blogs.

Sobre el anonimato

La libertad de expresión suele tratarse como a un dios en los blogs de Blogalia.

Estoy de acuerdo en que la libertad de expresión es un bien a defender con uñas y dientes. PERO... hay una cosa que se desarrolló a lo largo que muchos siglos que son las costumbres sociales asociadas a la libertad de expresión.

A los anónimos nunca se les hacía caso y se les repudiaba. En este estrambótico mundo de la Red, se defiende la libertad de expresión de unas personas que se manifiestan anónimamente. Y no se les pide que se idetifiquen. ¡Coño, así se ls ponían a Felipe II!

Se simultánea la libertad y el anonimato. Es decir, la libertad sin responsabilidad. La irresponsabilidad.

Los siento. Eso no es libertad de expresión. Eso es cobardía químicamente pura.

La Libertad de Expresión IMPLICA que te haces responsable de lo que dices ANTE QUIEN CORRESPONDA (Incluyendo los tribunales si hiciera falta).

En caso contrario no es libertad de expresión sino irresponsabilidad de expresión. Obviamente no es lo mismo.

Sobre psícologos que estudian la dinámica de los blogs

El estudio psicológico de la Red siempre tiene un cierto atractivo. ¿Qué tal si hago esto para ver qué ocurre? 'Voy a tensar la cuerda para ver si se rompe' ¿Qué pasa si a una persona tranquila la llevo al límite de su aguante criticando sus blogs? Eso sí, para hacerlo utilizo un nombre falso -F-, luego con otro nombre falso -L- ataco lo que dice F. Con otro nombre falso hackeo mi propio blog para acusar a otros de haberlo hecho. ¡Todo sea en nombre del estudio científico!

Todo muy correcto y muy decente, al fin y al cabo están haciendo un estudio psicológico.

En el mundo real esto no es tolerable, no se puede tratar a las personas como conejillos de indias, ¿por qué esto se tolera en la Red? Encima muchos les rien las gracias.

Nubarrones en el futuro de Internet

Siempre me ha encantado Internet por sus inmensas posibilidades de comunicación; pero últimamente empiezo a ver nubarrones de difícil solución:

. Spam. ¿Quién se cree con derecho a mandarme cien mensajes diciendo que si quiero que mi pene crezca?
. Ventanitas autoemergentes en las paginas. Ventanita, ventanita, ventanita, ventanita...
. Anonimato. ¿Quién es quién? ¿De quién me puedo fiar en la Red? ¿Quién me dice que Juanito Pérez es Juanito Pérez?

Concluyendo

En fin que nada es ni verdad ni mentira, todo depende del color del cristal con que se mira.

Enviado por flexarorion a las 00:10 | 20 Comentarios | Enlace


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://ciencia15.blogalia.com//trackbacks/10974

Comentarios

1
De: Algernon Fecha: 2003-09-02 05:15

Una sola palabra: Wow! :)



2
De: Ctugha Fecha: 2003-09-02 05:20

Yo una vez publiqué un post cierto pero exagerado. Lo típico, tomar un poco de aquí y de acá sin especificar una o dos cosas. La verdad es que el resultado me asustó (que la gente se lo creyera demasiado) y no lo volveré a hacer :o

De hecho, a no ser que haya grupos mayores de gente en la red que puedan confirmar las noticias específicas, la opinión puede estar en manos de unos pocos.



3
De: El último Fecha: 2003-09-02 05:58

Al periodismo se lo está cargando el corporativismo y no los blogs. Que han llegado para quedarse, ni sirven para planchar huevos ni para freír corbatas, pero son entretenidos, te enchufas a los que quieres, de tanto en tanto encuentras perlas y encima puedes meter cuchara. Como es el caso.



4
De: Nuwom Fecha: 2003-09-02 05:59

Yo me decanto por reflejar mi mundo. De que sirve??, pues exactamente no lo se.

En ocasiones releo todo y me encuentro con un mundo peor que el de los hermanos Wachowsky. Toda vi vida en viajes interestelares buscando un lugar en el universo donde el espiritu encuentre la tranquilidad...

Me sale asi. Que le voy ha hacer. Me da igual que lo lean o que no. La unica inquietud que tengo es saber mi grado de locura y en que degeneraré en el futuro.....

Moraleja: que cada uno haga lo que le venga en gana asumiendo que hay mas personas en este mundo.

En Ceres, Pallas, Juno o Vesta no hay ni dios, a quien le interese...

http://viajesinterestelares.modblog.com/



5
De: [Quique] Fecha: 2003-09-02 08:01

Lo que hay q hacer es cambiar el chip. En internet las cosas son distintas. Quien se identifica consigue que sus palabras tengan el peso que pueden tener en el cara a cara, como bien indica flexarion, y el que no pues es un ciudadano de segunda. Uno puede elegir una cosa u otra. Y tratar al uno y al otro como corresponde.

Aplaudo el matiz importantísimo que haces sobre la libertad de expresión en internet.



6
De: Tenebris Fecha: 2003-09-02 09:22

Hola Flexarion.

Interesantes, como siempre tus comentarios, que comparto mayormente.
Igualmente, decirte que me alegra que la tubada del otro día (la del Pez) haya sido aclarada (estoy contigo en eso de que las bromas en determinados medios, que son tenidos por serios, resultan harto peligrosas incluso desde el punto de vista de quienes pueden tener las claves de interpretación).

Me gustaría añadir un comentario que he dejado ya en Las locuras de Fura. Dice así:

"Según mi humilde parecer, el gran aporte de los blogs sobre el periodismo tradicional (y quizás también su gran desventaja) es la democratización de la libertad de expresión (al margen de los hechos puntuales por todos conocidos que se están dando últimamente) y del ejercicio de opinión de todo aquel ciudadano que cuente con el nivel cultural y económico suficiente como para poder penetrar en este universo cybertrónico.

El blog permite que cualquiera pueda dejar constancia de su forma de pensar y que otra serie de individuos entren, cuando el autor lo permite, en la discusión a través de los comentarios. Cuando el opinante y los contertulios poseen calidad el escrito será ciertamente interesante. Desgraciadamente, esta democratización tiene su reverso negativo en que la calidad no suele ser la línea habitual de la mayoría de los blogs (un poco lo que pasa con el conocimiento en internet, en el que es difícil poder distinguir entre el buen conocimiento y el pseudoconocimiento).

La seriedad, por ahora, a pesar de los traspies por todos conocidos que suelen dar los medios se decanta claramente por el negocio editorial en sus múltiples facetas o ramas (especialmente en determinadas colecciones de determinadas editoriales).
No creo tampoco que el acceso a la información del que puede disfrutar un blogger sea comparable con el de un periodista (por poner un ejemplo) ni que tampoco este pueda confrontar las fuentes como lo hace un buen periodista (a pesar de que nadie esté libre de meter la patita). Igualmente el impacto de un blog dista mucho de ser el mismo que el de un periódico o el de otro medio de comunicación masivo como la televisión.

Para mí el blog es otra cosa. Es una nueva forma de narrar a la que pido que me divierta y si es posible cultive. Es un vehículo de desfogue que me permite contar historias, cuando tengo ganas, o leerlas, cuando me siento vago.

Además es gratis, lo que hoy en día es de agradecer (sobre todo desde que las versiones digitales de ciertos periodicos se han transformado en de pago) pero no perderé nunca de vista que en un blog lo máximo que uno puede encontrarse es la opinión de su autor y que esta muchas veces no deja de ser personal e intransferible (amén de patética)."

Y añado a lo dicho: está por darse el día en que nazca una agrupación de blogs (como pudo haber sido Blogalia y por desgracia no llegó a ser) en el que la seriedad y la calidad de sus contenidos (sea cual sean estos) sea la norma. Esa sí que será una comunidad bloguera de referencia.



7
De: Chewie Fecha: 2003-09-02 09:44

Spam. ¿Quién se cree con derecho a mandarme cien mensajes diciendo que si quiero que mi pene crezca?

Hay programas, como el SpamAssassin, que funcionan muy bien para filtrar mensajes de spam.

Ventanitas autoemergentes en las paginas. Ventanita, ventanita, ventanita, ventanita...

Hay navegadores que te permiten desactivar las ventanitas pop-up.

Anonimato. ¿Quién es quién? ¿De quién me puedo fiar en la Red? ¿Quién me dice que Juanito Pérez es Juanito Pérez?

Hay sistemas, como el cifrado con clave pública/privada, que te permiten identificar al autor de un texto con plena certeza (previo intercambio de claves públicas en persona). Y para 2005 se prevé la implantación en España del DNI electrónico.

Como ves, tenemos los medios para disipar fácilmente esos nubarrones :)



8
De: Fura Fecha: 2003-09-02 09:45

Dado lo extenso de mis matizaciones a su comentario, he preferido incluirlo en mi Blog: Pacotilla.blogalia.com.

Le adelanto que discrepo profundamente de la mayoría de sus opiniones, aunque, por supuesto, las respeto igual de profundamente.



9
De: flexarorion a [quique] Fecha: 2003-09-02 12:13

Ya lo sé. Yo uso K9 (canine) como filtro de spam y previamente miro los títulos del correo. (Pero eso me hace perder mucho tiempo.

Para evitar los pops uso Opera, pero muchoas veces debo activarlas para ver qué dice algo qme me interesa.

Evidentemente que hay formas de indetificarse. Esa no era mi crítica. Mi critica era a la mania de no identificarse de ninguna manera. Incluso poniendo pegas de que el moderardo de Blogalia pudiera tener el e.mail.

A esos me refiero.



10
De: flexarorion a fura Fecha: 2003-09-02 12:16

Lo trsite es que todas las chupazas que estamos haciendo ahora, que impiden que nos lleguen, pero que siguen gastando ancho de banda y jodiendo el funcionamiento de la Red se hubieran evitado si la mierda de protocolo de Wim Cerf -IP- no hubiera triunfado y en su lugar lo hubieran hecho los protocolos serios -aunque caros- de la época. Fue el precio lo que mato a los protocolos de paquetes con QOS que había en la época.

¡Lástima!

De aquellos lodos, estos barros.



11
De: fernand0 Fecha: 2003-09-02 16:31


Hay quien dice que los blogs desbancarán al periodismo clásico. Lo dudo. La razón estriba en que los blogs los puede escribir cualquiera. Nadie garantiza su fiabilidad, o que no son una broma, o... Sin embargo, cuando un periódico tiene una cabecera que ha durado unos cuantos años es que sus clientes piensan que es fiable.
...


A los medios tradicionales también se la cuelan (y cada vez más, en parte porque usan -mal- la red como fuente/verificación). Dos ejemplos recientes: algunos se acordarán de la historia aquella que lanzó la BBC sobre los rubios (dentro de no se cuantos años, todo el mundo iba a ser moreno). A los pocos días se publicó una rectificación y quedó en falso. Un mes o más después la sacó el Muy Interesante (con alevosía: en preguntas y respuestas; tenía toda la pinta de ser una pregunta-respuesta creada a falta de otras mejores). A día de hoy (y ya salieron dos números mas) no hay rectificación. La segunda: seguramente también recuerdan a aquél periodista de. NY Times que se inventaba las noticias o copiaba y pegaba de otros sitios que se descubrió al principio de este verano.

A lo que voy: hay periódicos y periódicos y hasta los mejores meten la pata. Probablemente lo que les da credibilidad es como gestionan las meteduras de pata. Digo yo que también habrá blogs y blogs y probablemente lo que pasa es que no ha habido tiempo para separar unos de otros (aunque cada uno vamos teniendo nuestras propias ideas sobre eso).



12
De: JJ Fecha: 2003-09-02 16:34

Yo creo que, además, nadie espera de un blog que sea creible; o, al menos, no se leen por su credibilidad. Por lo pronto, no hay blogs que comenten partidos de fútbol ni plenos de asociaciones de vecinos; cuando los haya, a lo mejor se planteará el tema de la credibilidad.



13
De: fernand0 Fecha: 2003-09-02 17:15

JJ: yo si que espero que un blog sea creible. Al menos, hay bitácoras que tengo por creibles y otras no tanto.

En general, los periódicos últimamente me parecen regular de creibles y cuando publican algo que me choca un poco, trato de contrastar por mi mismo lo que dicen.



14
De: JJ Fecha: 2003-09-02 17:18

Pero, ¿qué consideras tú creible? Creo que el concepto es diferente. Un blog creible es un blog sincero, que dice lo que piensa, y no anda engañando al personal; un periódico creible es el que cuando dice que el Alcoyano le ha ganado al Madrid 3 a 0, y que los goles han sido de Mínguez, Mptkrosf y del portero Julianillo, es verdad.



15
De: fernand0 Fecha: 2003-09-02 17:23

Creo que te refieres a que en una bitácora lo que suele haber mayoritariamente es opinión y en un periódico información. ¿Para la información está claro lo de la credibilidad y para la opinión no? Si yo digo lo que pienso, el valor de mi opinión tiene que ver con varias cosas: que esté razonablemente bien escrito y explicado, que sea de interés para el que lo lee, que el que lo escriba sea alguien que tenga algo que decir sobre el tema -no vale lo mismo si yo digo que el Madrid juega mal, que si lo dice el presidente del Barça, o si lo dice el entrenador de la sociedad deportiva Huesca, por poner a alguien que no es competencia directa de ellos y además algo debe de saber de fúrbol-



16
De: JJ Fecha: 2003-09-02 17:28

Sí, me refiero a eso, y no, no es que esté claro, sino que la credibilidad de la opinión es diferente que la que se asigna a la información. La credibilidad de la opinión depende de lo que se haya dicho antes, de que sea coherente o no; básicamente, que te creas que está diciendo lo que realmente piensa. La información se puede contrastar con hechos.



17
De: rvr Fecha: 2003-09-02 17:47

El problema está en el algoritmo de confiabilidad. Un buen pensador crítico debería situarlo a nivel de afirmación y no a nivel de afirmador, aplicando la navaja de Occam y dejando escaso margen a los argumentos de autoridad.

Algo publicado en El País no tiene por qué merecer mayor o menor confianza que algo publicado en una bitácora.

La gente confía, por lo general, confía ciegamente en los medios de comunicación de masas: «si sale en la tele, es verdad» o «si sale en un libro, es verdad». Pero ¿realmente todo lo que publican es cierto, está contrastado, es riguroso? La respuesta es «no siempre».

De hecho, no todo lo que uno puede publicar en cualquier medio, sea una bitácora o sea una columna periodística (el medio me parece irrelevante) tiene por qué ser cierto.

En todo caso estoy de acuerdo con Félix. El cerebro colectivo suele ser mejor que el individual. Eso lo practicamos y evangelizamos en Barrapunto desde sus inicios y el periodista Dan Gillmor lo proclama diciendo «mis lectores saben más que yo» (y de ahí que Gillmor agradezca la retroalimentación que le permite sus columnas periodístcas publicadas mediante bitácora).



18
De: JJ Fecha: 2003-09-02 17:50

rvr, me has dejado patidifuso. Tienes toda la razón.



19
De: Pedro Fecha: 2003-09-02 18:41

Creo, rvr, que se podría hacer una distinción. Un cerebro colectivo del tipo, mis lectores saben más que yo, es una cosa y un periódico otra diferente: un periódico no es más que una combinación individual de cerebro que no intereraccionan y que normalmente saben poco del tema del que hablan y encima controlados por otro cerebro individual superior. Aunque lo del cerebro colectivo fuese cierto, que tampoco estoy convencido, un periódico no lo sería. A lo mejor The Economist si lo es, es posible.



20
De: rvr Fecha: 2003-09-02 18:51

Pedro: Estoy de acuerdo en que no hay garantías en ningún medio. Lo máxima de Gillmor es estadística: cuanta mayor interracción, mayores probabilidades de (auto)corrección. Y en Internet, ofreciendo las herramientas adecuadas, las hay mayores que en una televisión o una redacción. La idea es simple y está inventada: 'peer review'. Sin embargo, no deja de ser estadística: a veces una sola persona con los conocimientos adecuados te vale para filtrar determinada información. De hecho, la tarea que realiza el periodista suele ser encontrar a esos 'expertos' para que le contrasten la información por él.



© 2002 flexarorion